Tuesday, 23 April 2013

A destiempo


Esa cama que nos tragaba,
que no nos dejaba escapar.
Esos planes de playa, de mercadillo,
que se esfumaban a la mañana siguiente
y se convertían en sueños de playa
y sueños de mercadillo.
Nariz con nariz o abrazados, ojos cerrados;
nos perdíamos los amaneceres del sol,
pero nos veíamos amanecer el uno al otro.

Ahora no hay playa, no hay planes;
soñamos juntos
(yo sueño con dulces, tú sueñas en otros idiomas)
pero vivimos y morimos a destiempo.

No comments :

Post a Comment