Sunday, 3 February 2013

January photos

Enero en Inglaterra no es muy divertido. Acabas de llegar a este país y quieres explorar, hacer fotos, ver el paisaje... pero anochece a las 4 de la tarde y hace un promedio de 0ºC durante el día. Así que si no tienes ultra-mega-botas de nieve y ropa calentita, después de un rato fuera tienes que volver a casa porque sientes que se te va a romper los dedos de los pies.

El tema de la nieve: sí, es muy bonita. El paisaje es precioso, todo es blanco y esponjoso. El primer día sales muy emocionada a jugar con la nieve y hacer fotos. El segundo día sigue siendo una novedad y vuelves a salir para aprovecharla. Pero vuelves completamente congelada y con los pies mojados, y no puedes mover ni un músculo. Pero ¿¡el décimo día!? ¡Maldita nieve, quiero volver a la vida normal! Quiero poder caminar con normalidad, no hundiendo los pies en charcos de nieve fundida mezclada con barro y tener que limpiar mis zapatos cada vez que vuelvo a casa, porque además de la suela normal tienen una más gruesa aún de barro y hojas y... baj. Así que el día que se fundió la nieve creo que todos fuimos felices en Hemel Hempstead.

Después de tanta queja, he de decir que me gusta este país. Las casas tienen mucho encanto y el paisaje es precioso (campos verdes gigantes, lagos, patos cruzando la carretera, carteles de "se busca camarero para trabajar en el pub"...). 

Y respecto al trabajo, he ido a dos entrevistas: como asistenta de un fotógrafo aún no me han dicho nada, pero sí que he conseguido ser fotógrafa freelance en el periódico local (lo cual no es mucho, porque depende de que yo encuentre cosas interesantes que fotografiar y que a ellos les interese publicarlas. ¡Pero algo es!).

Después de todo este rollazo, podéis ver algunas fotos que hemos ido haciendo:






(Bernat emocionado porque al fin encontró cereales Pops).





No comments :

Post a Comment